domingo, abril 12

CONTINUAR

Y continuar...
sin tus risas...
sin tus caricias...
De pronto te ví, te ví a los lejos, rodeado de tanta gente, después de tanto tiempo sin verte, después de tanta historia que nos separa y nos une a la vez, te volví a ver, si, sentí un gran escalofrio recorriendome al piel, tuve ganas de que voltearas a verme, de volver a sentir tu mirada en mis ojos, de escuchar tu voz, si, tuve ganas de pronto de volver a sentirte junto a mi, de que revivieras en mi esos sentimientos que han quedado enterrados debajo de tanta porqueria que me ha tocado vivir, como solamente tu sabes hacerlo, quise ser la princesa que se convirtió en guerrera inspirada por ti y volver a soñar y volver a volar sabiendo que estás a mi lado, dejar de tener miedo a la soledad que dejaste dentro de mi y que nadie me ha podido curar, si, te repito, a lo lejos te vi, en mi garganta se formo un nudo porque mi corazón quiso gritar tu nombre pero mi razón simplemente lo calló... de pronto comprendí que si estoy bonita, que si me arreglé, que si me puse mi ropa mas linda fue sólo por ti, sabía muy dentro de mi que te iba a volver a encontrar alguna vez y asi fue... hoy te vi y te dije todo lo que siento, tu callaste mis sufrimientos, sanaste mis heridas, me impulsaste a dejar esto que estoy viviendo y me diste la fuerza para poder irme a tu lado, todo con sólo una mirada, con una pequeña y profunda mirada que pusiste sobre mi, a lo lejos, a la distancia, cada quien rodeado de las personas con quienes estuvimos, nos volteamos a ver, nuestros ojos se enlazaron y nuestros corazones se reencontraron y sonrieron otra vez, felices de saber que me voy a ir junto a ti, si ya voy, ya lo decidí estoy mucho mejor cuando estoy a tu lado que cuando estoy sin ti.

Pero, ¿Qué estoy diciendo? aunque te haya visto sé que no puedo estar a tu lado y no es por aquella chica que una vez amaste menos que a mi, ni por que mi corazón dejó de pertenecerte, no no es nada de eso, esas son vanalidades que podemos superar, pequeñas pruebas que nos puso la vida para saber si lo nuestro es de verdad, nada de eso influye en que aún no puedo estar entre tus brazos, no, no, no...
La única razón por la que no puedo estar a tu lado es porque hace muchos muchos años que te lloro, que extraño tu piel, que me hacen falta tus risas, que necesito tus carias, si me haces tanta tanta falta, si... desde ese día en que te enterré.

1 comentario:

malhechecito dijo...

Orale, que bonito escrito, gracias por pasar por mi blog, un saludo grande y nos seguimos leyendo.
Adios